Por lo general, la víctima señala un hecho o acontecimiento como la causa generadora del daño. Resulta que, es común que se presente un “cúmulo de hechos”, siendo tan solo uno o algunos de ellos, él o los verdaderos causantes del daño. Es el quid iuris del problema. Cita jurisprudencial. ¿A quién le corresponde determinar y probar cuál o cuáles hechos ocasionaron el daño? Sin lugar a dudas que, representa una carga asignada a la parte que solicita la indemnización. Por otro lado, será el demandado quien se encargue de desvirtuar lo aseverado por su oponente; sostendrá que el hecho generador del daño (causa) indicado por el actor, no fue el hecho causal desencadenante, eficiente y definitivo del daño que invoca haber padecido y que pide le reparen. Determinar el hecho que ocasionó el daño (“causa determinante o eficiente”) es labor ardua; asignada al demandante. En la práctica, al ocasionarse el perjuicio, queda establecido en razón de acontecer un “cúmulo de causas o hechos desencadenantes del daño”. Esto opera en desfavor del accionante. De allí el comentario práctico: Son pocas las demandas de daños y perjuicios que terminan con Sentencia Condenatoria para el demandado. En efecto, a éste le bastará con negar lo señalado por su contraparte; rechazará que “ese hecho, circunstancia o causa” indicada por el actor como causante del daño, haya sido el motivo verdadero que lo ocasionó. Es que, la teoría de la relación de causalidad reconoce lo expuesto. El Derecho acepta como cierto, válido y posible que se presente la “pluralidad de eventos generadores del daño”. Por tanto, complica el asunto bajo estudio, cuando lo ocurrido consiste en dos o más hechos causales del daño, y, sólo uno, es advertido por la víctima demandante como “causante - efectivo”. El juez desestimará la demanda por acoger el criterio esgrimido por el accionado, al alegar éste que ese hecho señalado por el actor, no es suficiente para generar el daño denunciado. Lo anterior, en correcta y estricta aplicación del texto del Art.12 CPC: El juez debe atenerse a lo alegado y probado en autos, sin poder enumerar o hacer valer elementos de convicción fuera de éstos, ni suplir excepciones, defensas o argumentos de hecho no alegados ni probados por las partes dentro del proceso.

¿Cómo  precisa  el  juez  la  causa  determinante  del  daño; esto es,  la  “causa  eficiente”? La doctrina ubica varias posiciones; cada una posible de ser esgrimida en juicio dada la prueba. 1.- La causa más inmediata al daño, es la determinante del mismo, es el “HECHO CAUSAL”. 2.- La del “HECHO CONGRUENTE O APROPIADO AL DAÑO CREADO”. De existir correlato entre el hecho señalado como causante del daño y éste; “ése” será el hecho causal y no los otros que concurran.

 

 

   

 

     

ERGO, PODRÍAN PRESENTARSE UN ELEVADÍSIMO NÚMERO DE CONDUCTAS O “CAUSAS” SEÑALADAS COMO DESDENCADENATES DEL HECHO ILÍCITO. PRECISAR CUÁL DE ESAS “CONDUCTAS”, FUE LA QUE RESULTÓ DETERMINANTE (“CAUSA”) EN LA PRODUCCIÓN DEL DAÑO (EFECTO), Y ADEMÁS, DE CARÁCTER CULPOSO, ES LA TAREA PROBATORIA (ONUS PROBANDI) DE QUIEN  RECLAME  EL  PAGO  DE  LA  INDEMNIZACIÓN  DE  LOS  DAÑOS Y PERJUICIOS.

Efecto  del  Hecho  Ilícito:
Origina  RESPONSABILIDAD  CIVIL  DELICTUAL
Producido el daño extracontractual derivado del hecho ilícito, de inmediato opera la TEORÍA DE LA RESPONSABILIDAD CIVIL DELICTUAL. Significa que, el “agente o autor del perjuicio”, o aún el “Responsable Civil” en sus circunstancias, quedará obligado a indemnizar; se afirma entonces, que debe Responsabilidad Civil Delictual a la víctima.
El  Hecho  Ilícito  origina  Responsabilidad  Civil  Delictual; y ésta por doctrina se divide en: (I).- Responsabilidad Civil Ordinaria o por el Hecho Propio – Personal, Culpa Subjetiva. La persona del “agente material del daño”, coincide con la del “Civilmente Responsable”; la misma persona que ocasiona el daño, es quien indemniza o repara dicho perjuicio.
(II).- Responsabilidad Civil Especial o Compleja, surge por el hecho ilícito cometido por las Personas, Animales o Cosas, bajo la guarda de otra persona o “Civilmente Responsable”. El “agente del daño” no repara, lo hace quien lo tiene bajo su guarda: El “Responsable Civil”. Ahora bien, por técnica legislativa (Código Civil), hay Responsabilidad Civil Extracontractual: Por el incumplimiento de Obligaciones previstas en la Ley, incluye al Enriquecimiento sin Causa (pago indebido y gestión de negocios); Manifestación Unilateral de Voluntad y la Oferta.

El efecto jurídico del Hecho Ilícito es, crear la “Responsabilidad Civil” o en sus casos, el “Recurso Subsidiario de Equidad”, en provecho siempre de la víctima que sufre el perjuicio. Siendo la Responsabilidad Civil, en puridad de concepto, una “nueva obligación”, distinta a la obligación primigenia incumplida generadora del daño. El objeto de esta nueva obligación, es la reparación del perjuicio ocasionado. La Responsabilidad Civil es, la nueva obligación que surge en el patrimonio del incumpliente, de indemnizar el daño.

 

 

 

 

La víctima demandará al “agente del daño”, por Responsabilidad Civil. Pedirá la indemnización por los perjuicios sufridos, conforme lo autoriza el Art.1.185 del Código Civil. En este caso, la persona del “agente material del daño”, coincide con la persona del “Responsable Civil”. Citas. O bien, la víctima podría accionar mediante el RECURSO SUBSIDIARIO DE EQUIDAD, por los daños causados por el “agente del daño que OBRÓ SIN DISCERNIMIENTO, (léase el incapaz)”. Para que el Recurso de Equidad en estudio, sea declarado Con Lugar, se requiere que la víctima no haya obtenido reparación del “Civilmente Responsable”, esto es, de la persona que tenía bajo su cuido o guarda al “agente material del daño”, ello, al momento de ocurrir el hecho ilícito. Nuestro legislador exige que la víctima demande en primer lugar, al “Civilmente Responsable”, mediante la acción por Responsabilidad Civil; si éste no paga la indemnización, la víctima podrá demandar (segunda acción, en razón de ser “subsidiaria”), a la propia persona del Incapaz que obró Sin Discernir (“agente material del daño”). Reiteramos, el Recurso in comento, se incoará en contra del autor o agente material del daño que obró Sin Discernir, texto del Art.1.187 C.C. Por ello se afirma que, el Incapaz es inimputable, no responde por Responsabilidad Civil, siempre que al ocasionar el daño, lo haga Sin Discernir; de ser así, sólo podrá ser sujeto pasivo del “Recurso Subsidiario de Equidad”. Es la tesis dominante en la jurisprudencia patria. Mientras que, si el Incapaz obró Con Discernimiento al ocasionar el daño, sí es imputable, sí responde y podrá ser demandado por Responsabilidad Civil.

RÉGIMEN  LEGAL  DE  LOS  INCAPACES 
I).- Si el Incapaz (demente o menor), actuó Con Discernimiento al cometer el Hecho Ilícito (Art.1.186 CC.): SÍ RESPONDE POR RESPONSABILIDAD CIVIL,  ES  IMPUTABLE. Art.1.186 CC.:  El  incapaz queda obligado, por sus actos ilícitos, siempre que haya actuado Con Discernimiento al ocasionar los daños. Lo que comprende los daños morales, Art.1.196 CC. (59)
Aplica la Culpa Subjetiva o Personal, procederá la indemnización, sin influir la edad del agente del daño. Mientras que, en el Derecho Penal el menor de doce años es inimputable; no responde, está libre o exento de Responsabilidad, es la Culpa Objetiva (por mandato legal) atendiendo al criterio de la edad del imputado.
____________________________________________________________________________________________
(59) MELICH ORSINI, José. Elementos de la Responsabilidad Civil Extracontractual. Editorial Sucre, 1959.
“… Art.1.196 C.C., la enumeración de los casos … en considerarla enunciativa …”.

 

 

 

 

II).- Si el Incapaz (demente o menor de edad), actuó Sin Discernir al cometer el hecho ilícito: ES INIMPUTABLE, NO RESPONDE. Aplica en materia civil. Ver jurisprudencia.

Al actuar Sin Discernir, el Incapaz no responde en materia Civil. Por lo que deberá demandarse en primer orden, a quien lo tenga bajo su guarda (“Responsable Civil”), al padre por ejemplo, mediante la Acción de Responsabilidad Civil o indemnización de perjuicios. Sólo cuando la víctima demandante, no logre la reparación del “Responsable Civil”, es que la Ley lo autoriza a accionar contra el Incapaz o “agente material del daño”, haciendo uso del RECURSO SUBSIDIARIO DE EQUIDAD (1.187 C.C.). El incapaz que actuó Sin Discernir, no debe Responsabilidad Civil. Aplica la Responsabilidad Objetiva Legal, contra la persona del padre del menor, quien es el “Civilmente Responsable”, por los actos cometidos por el menor que obró Sin Discernimiento (agente del daño). Finalizado el proceso judicial por Sentencia Definitiva Firme, si la víctima demandante, no logra obtener indemnización por el “Responsable Civil”; podrá entonces, en segundo término, accionar contra el Incapaz que actuó Sin Discernir, y esta vez procederá mediante el “RECURSO SUBSIDIARIO DE EQUIDAD”, Art.1.187 C.C. El Recurso de Equidad, no es una acción de Responsabilidad Civil, ya que no persigue la indemnización de la TOTALIDAD DE LOS DAÑOS; como sí ocurre en la Acción por Responsabilidad Civil. Por el contrario, el Recurso de Equidad tiene por objeto solicitar al Juez, determine y conceda una cantidad de dinero prudente, que tienda a reparar de forma parcial, los daños sufridos por la víctima. El Recurso de Equidad, es de carácter SUBSIDIARIO, ya que la víctima debe agotar en forma previa, por ser un requisito de admisibilidad del Recurso, la acción por Responsabilidad Civil contra quien tenga la guarda del menor o de quien dependa el demente, léase contra el “Responsable Civil”. Reiteramos, cuando el demandado no indemnice a la víctima (en el primer juicio), por constituir requisito legal previo, podrá demandar luego, al Incapaz que obró Sin Discernimiento mediante el Recurso Subsidiario de Equidad. El incapaz que incurre en hecho ilícito, Sin Discernir: No debe Responsabilidad Civil. Por el contrario, la persona que tenga al incapaz bajo su guarda, es el “Responsable Civil” (Culpa Objetiva), y por tanto, es el llamado a indemnizar. Siendo infructuosa la primera demanda, podrá accionarse de seguidas contra el incapaz que obró sin discernir, mediante juicio autónomo e independiente, solicitando al Juez la reparación de los daños, de forma parcial, a través del Recurso Subsidiario de Equidad; este recurso no indemniza la totalidad del perjuicio, ver ut supra.

 

 

 

 

Contradicción del texto legal Penal y Civil, cuando el Incapaz (menor de edad y el “loco”), cometen delito penal y dicho acto constituye hecho ilícito: Obrando “SIN  DISCERNIR”.

Resulta que ambos códigos, el Civil y el Penal, regulan la RESPONSABILIDAD SUBSIDIARIA  EQUITATIVA O RECURSO SUBSIDIARIO DE EQUIDAD; pero, con “soluciones jurídicas” distintas. El Código Penal refiere al DEMENTE que causó daños, Art.114 ord. 1°. La citada norma legal prevé la “Acción de Responsabilidad Civil Subsidiaria o de Equidad”. La víctima demandará primero, al “Responsable Civil” léase al cuidador del “demente” o agente material del daño. Sólo cuando no logre obtener reparación del “Responsable Civil”, es que podrá demandar luego, a la persona del demente (incapaz) por la totalidad del perjuicio sufrido, con pedimento expreso. Nótese que refiere a la reparación de la “totalidad” del daño ocasionado. Sin embargo, ya explicamos que por ser un Recurso de Equidad, su objeto no es reparar todo el daño, sino parte del mismo. Es la diferencia que hay entre el Recurso en estudio y la Acción de Responsabilidad Civil, ésta última sí busca o pretende la reparación total del daño. Es evidente la contradicción. Respecto al MENOR DE DOCE AÑOS (ver LOPNA) es inimputable, esto es, no responde en el ámbito penal; haya obrado Con o Sin Discernimiento al cometer el ilícito penal; aplica la Responsabilidad  Objetiva (léase la edad del menor). Hemos anotado en páginas precedentes que en materia o jurisdicción civil, cuando el menor de edad obra o actúa “Con Discernimiento” sí responderá a la víctima por los daños que le ocasione. Posición dominante en jurisprudencia. La segunda contradicción la ubicamos en el Art.114 ord. 3° C.P. La norma autoriza la acción por Responsabilidad Civil contra el menor de quince años. Regula que, el demandante - víctima, demandará primero al menor; y de no lograr indemnización, podrá demandar luego, a los padres o guardador. E igual mandato dispone respecto al sordomudo. Se impone como solución, lo anotado ut supra. Si el Incapaz (demente, menor de edad), actuó Sin Discernir al cometer el hecho ilícito: Es inimputable, no responde. Para responder hay que obrar con culpa. (60)

____________________________________________________________________________________________
(60) Autores Venezolanos. Indemnización de Daños y Perjuicios. Ediciones Fabretón, Caracas 1998. Página 125. “... La tesis de la Responsabilidad por Culpa es la que se ha denominado Teoría Clásica o Teoría Subjetiva … nadie está obligado a responder sino por los daños ocasionados por su dolo, negligencia, imprudencia; la víctima de un daño debe soportar el perjuicio, a menos que demuestre la culpa del agente. Esta tesis dominó … hasta … cuando surge la Teoría del Riesgo. Sin embargo, puede afirmarse que aún continúa prevaleciendo”.

 

 

 

 

 

Conforme a lo estudiado, si el Incapaz comete el acto ilícito civil, sin la facultad de Discernir, no responderá en materia civil, es inimputable, no podrá ser demandado por Responsabilidad Civil. En ese caso debe demandarse primero, a quien lo tenga bajo su guarda (al padre, p.ej.) o “Responsable Civil”, mediante la Acción de Responsabilidad Civil, aplica la “Culpa Objetiva”. Lo anterior, exige una manifestación de voluntad expresa; hacer valer tales derechos, conlleva ejercer el reclamo mediante el Derecho de Acción objetivado en la respectiva “Demanda”. (61) De forma que, sólo cuando la víctima demandante, no logre obtener la debida reparación del “Responsable Civil”, es que la Ley lo autoriza a accionar contra la persona del Incapaz o agente material del daño, pero esta vez lo hará mediante el llamado “Recurso Subsidiario de Equidad”. La doctrina afirma que, el Incapaz que actuó Sin Discernir, no debe Responsabilidad Civil. Sostenemos que, debe prevalecer la norma especial, esto es, el Art.1.187 del Código Civil; ésta última se encuentra “por encima” de la norma penal citada (Art.114 ord. 3° CP.). Jurisprudencia.
El efecto del Hecho Ilícito es, crear o producir Responsabilidad Civil para quien lo comete. La Responsabilidad Civil es la nueva obligación que surge para el que cause daño o incumpla la obligación primigenia contraída; y consiste en indemnizar el daño ocasionado en el patrimonio de la víctima que lo padece. La víctima podrá demandar por Responsabilidad Civil solicitando la indemnización de los daños sufridos, según el Art.1.185 del Código Civil. O bien, podrá accionar mediante el “RECURSO SUBSIDIARIO DE EQUIDAD CONTRA EL INCAPAZ (DEMENTE O MENOR)”, Art.1.187 eiusdem; caso de no obtener reparación del “Responsable Civil”, por el daño causado por el Incapaz que obró Sin Discernir. La reparación de los daños y perjuicios por vía del Art.1.185 CC, es considerada una reclamación ordinaria, al ser contrastada con la solicitud de indemnización subsidiaria de equidad prevista en el Art.1.187 eiusdem.
____________________________________________________________________________________________
(61) MELICH ORSINI, José. Doctrina General del Contrato. Editorial Jurídica Venezolana. 1995. Pág.130.
“... No debe confundirse el simple silencio con una manifestación tácita de voluntad ... El adagio el que calla otorga, es contrario a la realidad y, en la generalidad de los casos, el que calla ni otorga ni niega. Sin embargo, no faltan casos en que se considera el silencio como manifestación tácita de voluntad. Según el Art.1.600 C.C., el silencio por parte del arrendador, ante el arrendatario que permanece en el inmueble después de expirado el plazo, hace presumir la aceptación por parte del arrendador de prorrogar el contrato. Y, según el Art.1.364, aquél a quien se le opone para su reconocimiento un documento privado y guarda silencio, se presume que lo reconoce; según el CPC, el absolvente de posiciones juradas que se niega a contestar una posición, queda confeso en ella. Y, según la LISLR, quien reciba la liquidación fiscal y no la objeta o apela, se reputa que está conforme …”.

 

 

 

 

 

 

RAZONAMIENTOS   SOBRE   LAS   OBLIGACIONES   EXTRACONTRACTUALES
El incumplimiento o contravención de cualesquiera Obligación de orden Extracontractual, crea Responsabilidad Civil Extracontractual, y ésta puede presentarse:

1.- POR OCURRIR UN HECHO ILÍCITO, lo que genera Responsabilidad Civil Delictual.

A.- Sea por Responsabilidad Civil Ordinaria, esto es, por el Hecho Ilícito Propio – Personal (constituye una norma genérica y abstracta, ya que no determina conductas, Art.1.185 C.C.). En el Hecho Ilícito Propio - Personal el agente material del daño es quien lo origina y lo repara; éste coincide con la persona del Responsable Civil. La víctima debe probar los cuatro elementos del hecho ilícito; inclusive la Culpa del “Responsable Civil”, que en este caso, es el “agente del daño”. Es la Culpa Personal, Subjetiva o Casuística, con carga probatoria asignada a la víctima. Aquí, no hay “presunción de culpa” sobre el agente del daño, ni sobre el “Responsable Civil”. En Venezuela, el “Abuso de Derecho”, es un caso particular del Hecho Ilícito. Asimismo, la doctrina afirma que, no constituye hecho ilícito alguno, el incumplimiento de obligaciones derivadas por la falta de “compromisos al honor” o, “pago sólo si llego a mejor fortuna”. (62)

B.- Sea por Responsabilidad Compleja o Especial, la derivada del “Hecho Ilícito Ajeno”, el cometido por personas, cosas – edificios, o animales, sometidos bajo la guarda y custodia del “Responsable  Civil”. El daño no es causado por el “Civilmente  Responsable” u obligado por la Ley a repararlo; sino por las personas, cosas - edificios, o animales, bajo la guarda o cuido (dependencia) del “Responsable  Civil”. Por tanto, apuntamos las precisiones de seguidas así: i).- La víctima está exonerada de probar la Culpa del “Civilmente Responsable”, aplica la Culpa Objetiva; lo que exige se verifique la relación de Causalidad Jurídica. Dicha culpa es presumida  por la Ley; por tanto, se sostiene que, la víctima goza de “mayor protección o amparo legal”. ii).- La víctima tiene que probar todos los elementos del hecho ilícito respecto al “agente material del daño”; no hay presunción legal de culpa sobre éste último.
____________________________________________________________________________________________
(62) SEQUERA, Carlos. Principios Generales sobre las Obligaciones en materia Civil. 1936. Pág.148.
“Los simples compromisos de honor no podrían engendrar obligación alguna: civil, ni aún natural. Las reglas del honor son en sí meras reglas sociales”.

 

 

 

 

 

 

iii).- La responsabilidad del “Civilmente Responsable” coexiste con la del “agente material del daño”. La víctima tiene ante sí a DOS RESPONSABLES, por lo que podrá demandar a cualquiera de ellos por Responsabilidad. Si el “Responsable Civil” indemniza, éste tiene el derecho de demandar luego, al “agente material del daño”, para que le REINTEGRE O RESTITUYA lo pagado, mediante la  ACCIÓN  DE  REEMBOLSO.

 

2.- ANTE  EL  INCUMPLIMIENTO  DE  OBLIGACIONES  PREVISTAS  EN  LA  LEY (léase por infringir cualquier Obligación Legal). Lo que comprende la totalidad de la materia relativa al Derecho Objetivo. (63) Ello en razón, afirman los autores patrios, por incurrir en cualesquiera de los siguientes supuestos de hechos precisos, con sanciones concretas, a saber, numeración clausus: La Manifestación Unilateral de Voluntad; el Enriquecimiento sin Causa Jurídica (Pago de lo Indebido y la Gestión de Negocios Jurídicos Ajenos).

La Obligación Extracontractual, representa el deber jurídico de imperativo legal, que consiste en que todos tenemos que cumplir una conducta supuesta “fija” (A), y preestablecida en ella (B). Al ser contravenida dicha obligación extracontractual, con un actuar culposo e ilícito, dañando a otro, la sanción legal es reparar el perjuicio ocasionado (indemnización o responsabilidad civil). Al incumplir con culpa de forma ilícita e injusta (Art.1.270 CC, simple falta a la norma jurídica) cualesquiera obligación extracontractual; al no satisfacer la conducta preestablecida por el legislador (Pago Indebido, p.ej.); o violar el supuesto de hecho abstracto (Hecho Ilícito), dañando a otro, se origina ope legis, Responsabilidad Civil Extracontractual u Obligación Legal de pagar la indemnización o reparación de los daños y perjuicios ocasionados a la víctima. La obligación jurídica o legal, de pagar la reparación del perjuicio generado por incumplir una obligación extracontractual, es la denominada Responsabilidad Civil, la cual surge en cabeza del “agente del daño”, o en el “Responsable Civil”. El pago de la indemnización de los perjuicios ocasionados, es la Responsabilidad Civil.
____________________________________________________________________________________________
(63) MUJICA RODRÍGUEZ, Rafael. Las Obligaciones en el Contrato de Trabajo. Caracas, 1968. Pág.148.
“En nuestra Legislación Civil la materia de daños y perjuicios tiene diversas disposiciones que la regulan, ya provengan los mismos de un hecho ilícito, o de relaciones contractuales entre los litigantes”.

 

 

 

 

 

Las Obligaciones Extracontractuales están reguladas desde el Art.1.173 hasta el Art.1.196 CC. Son las Fuentes Extracontractuales de las Obligaciones. Siendo relevante aclarar que, el Abuso de Derecho, es una situación específica del Hecho Ilícito; segundo aparte del Art.1.185 eiusdem.

Conclusión. Obligaciones Extracontractuales son, el Hecho Ilícito (derivada del hecho propio o ajeno); el Incumplimiento de Obligaciones previstas en la Ley; el Enriquecimiento sin Causa Jurídica (Gestión de Negocios; Pago de lo Indebido); y la Manifestación Unilateral de Voluntad.

Estudiar  al  Hecho  Ilícito  (Responsabilidad  Civil  Delictual),  comprende:
I). Responsabilidad Civil Ordinaria, la cual surge por el Hecho Propio – Personal.
II). Responsabilidad Civil Compleja o Especial, ocasionada por el Hecho Ajeno o de otro.
 
No habrá Hecho Ilícito”: Cuando se demuestre la existencia de una relación contractual previa entre los sujetos que intervienen. Y, según algunos tratadistas patrios, hay hecho ilícito lato sensu cuando, se presente uno de los demás casos de las obligaciones extracontractuales o legales, p.ej., el enriquecimiento ilícito. En consecuencia, se estatuye que, el Hecho Ilícito, confirma sólo una de las diversas maneras de incumplir una Obligación Extracontractual.

El “Hecho Ilícito”, es cualquier actuar de forma culposa, antijurídica, que viole la Ley. (64) Cometido por el “agente” que causa daño a la “víctima”. Implica el obrar con Dolo o Culpa (lo que  asociará en ambos casos a la Culpa Lata). Supone que no deriva del incumplimiento de una obligación contractual previa. Por otra parte, para el Derecho Privado, es válida toda conducta o actuar que no esté prohibida por la Ley. Mientras que, para el Derecho Público, es “ilícito”, si el acto ejecutado no está permitido en forma expresa en la Ley; “Principio de Legalidad”.

_____________________________________________________________________________________________________
(64) COLÍN, AMBROSIO y CÁPITANT, Henry. Curso Elemental de Derecho Civil. Tercera Edición, Tomo Primero, Traducción Castellana, Editorial Reus, Madrid, 1952. Página 559.
“... Hay obligaciones que tienen su origen en una disposición de la ley ... las obligaciones que la ley establece entre propietarios vecinos ... por ejemplo, la obligación del padre, al que la ley le impone, ... la administración legal de los bienes ... también, … la obligación de prestarse alimentos que existe entre los parientes próximos ... la responsabilidad  por los accidentes del trabajo impuesta a los dueños de las empresas ...”.

 

 

 

 

 

ELEMENTOS  O  ATRIBUTOS  DEL  HECHO  ILÍCITO  (O  DELITO  CIVIL)

1.- IMPLICA LA VIOLACIÓN DE UNA CONDUCTA “PRE - EXISTENTE” EN LA LEY. Ante el incumplimiento de una conducta genérica, abstracta, no casuística, no expresa, no específica, supuesta y negativa (un “No Hacer”), exigida por la Ley a “todos”, ésta sanciona dicha contravención con la “nueva obligación” de reparar o indemnizar el daño. Es el contenido del primer párrafo del Art.1.185 CC, así: No dañar a otro, sea por dolo, sea por negligencia. Puede derivar por el actuar personal; o por el hecho ilícito ajeno de personas, cosas – edificios,  animales, sometidos a la guarda o cuido del “Responsable Civil” (“Civilmente responsable”).

2.- EXIGE QUE EL INCUMPLIMIENTO  DEL “AGENTE” SE EFECTÚE CON CULPA; QUE EL “HECHO” SE HAYA COMETIDO POR SU “CULPA”; ES UN ACTUAR VOLUNTARIO, ESTO ES, IMPUTABLE  (DISCERNIR),  CULPOSO, VOLUNTARIO.

En el Hecho Ilícito, aplica la culpabilidad tomada en la acepción o sentido latu (Culpa Lata), amplia, plena, absoluta, relajada, lo que comprenderá al “dolo” o plena intención de faltar o incumplir, esto es, de ocasionar o “causar daño”; y, la “simple falta” o culpa stricto sensu, que alude al incumplimiento por imprudencia, inobservancia de la Ley, la impericia o negligencia. Es el régimen de la CULPA AQUILIANA (Ley Aquilia, del tribuno Aquilio), apreciable en el incumplimiento a cualquier obligación de origen extracontractual. Sin embargo, observamos que al evolucionar el concepto de la culpa, se abandona la tesis de diferenciar el delito (intención) del cuasidelito (culpa); para resultar en un solo término “omnicomprensivo”: LA CULPA. Luego, en el Derecho Contemporáneo, el término Culpa Lata, presupone que el accionado se haya comportado como el “hombre diligente”; es el deber jurídico de no causar daños a otros. Por tanto, en materia delictual no aplicará lo que si rige en materia contractual: Art.1.274 CC., son las diferencias existentes, aptas y válidas entre el incumplimiento doloso, y el culposo. Ratificando lo expuesto, agregamos que la Culpa Latacomprenderá además, las actuaciones positivas del agente o culpa in comittendo, aquellas actuaciones negativas o culpa in omittendo. Significa que podría manifestarse la culpa, mediante un hacer (acción, conductas positivas); o, un No hacer u omisión del agente, “no causar daños a otro”. Por último, la Culpa Lata, incluye,  todos los grados o tipos de culpa (incluyendo la “levísima”).

 

 

 

 

IMPUTABILIDAD EN EL HECHO ILÍCITO. Para ser Responsable, hay que ser Culpable, para ello hay que ser Imputable. A su vez, para que el agente sea imputable, debe haber actuado Con Discernimiento. El “hecho” debe ser Imputable al agente causante del daño. Imputable significa, obrar con culpa, acto injusto, un actuar voluntario, a conciencia, con discernimiento. El Incapaz (demente, menor) responde por sus hechos ilícitos siempre que haya obrado con discernimiento Art.1.186 CC. Mientras que, el Incapaz que actuó Sin Discernir, es inimputable (no responde) en materia de hecho ilícito; en ese caso, la actio por Responsabilidad Civil opera sólo sobre quien lo tenga bajo su guarda o cuido (léase el “Responsable Civil”). Si la víctima no logra indemnización del Civilmente Responsable, podrá incoar luego, el Recurso de Equidad contra el incapaz que obró sin discernir. Es una indemnización equitativa esto es, no se repara la totalidad del daño, Art.1.187 CC. Para ser culpable hay que ser imputable: Haber obrado con discernimiento. Si el incapaz actuó sin discernir, la indemnización es subsidiaria, la Ley exige que la víctima demande primero al “Responsable Civil” (quien posee la guarda del incapaz), deberá probar todos los elementos del hecho ilícito, lo que incluye la Culpa Personal del “Responsable Civil”. Y, cuando éste no repare, es que podrá demandarse al incapaz mediante el Recurso Subsidiario de Equidad. Se llama de “equidad” porque, el incapaz  no está obligado a indemnizar todo el daño, sino la cantidad que fije el juez, será una suma igual o menor, a la cuantía del daño. Mientras que, la Responsabilidad Civil implica reparar todo el daño. El incapaz al causar daños sin discernir, no está obligado a una acción por Responsabilidad Civil, sino a una acción por Equidad. Por último, el Art.84 de la LOPNA, otorga a los menores de edad, capacidad contractual, para ser socios, miembros y/o directores en aquellas personas jurídicas cuyo objeto sea social, cultural, deportivo, entre otros. Consideramos dicha norma, “letra muerta”, ya que los Arts.1.172 y 1.690 CC., sancionan a los menores de incapacidad negocial, léase, del poder de representación en negocios jurídicos ajenos. Ergo, igual opinamos en relación a la factibilidad de aplicar lo que la doctrina conoce con el nombre de “Teoría del Levantamiento del Velo Corporativo” aún, en los casos de menores responsables miembros y/o directores de entes sociales. De allí, el estudio y validez de la compra o adquisicíón de las acciones de la sociedad por ella misma; las denominadas: “Acciones en Tesorería”. (65)
____________________________________________________________________________________________
(65) DE SOLA, René. ACCIONES EN TESORERÍA Y FRAUDE A LA LEY. Dictámenes del Doctor René De Sola, con ocasión al Caso Banco de Venezuela, junio 1991. Pág.26.
“… Artículo 263 C.Co. … Art.43 de la Ley de Mercado de Capitales … normas imperativas …”.
 

 

 

 

 

En materia delictual se afirma que el demente o el menor de edad, responden siempre que hayan actuado con discernimiento (Art.1.186 CC.). El menor responde, sin importar la edad, siempre que haya actuado con discernimiento. Mientras que, en materia contractual, el incapaz (demente o menor) son inimputables, no responden, no pueden celebrar contratos, no hay Responsabilidad Civil. De nuevo, para ser responsable hay que obrar con culpa; para ser culpable, hay que ser imputable. Y para ello, hay que obrar con discernimiento; esto es, a plena conciencia de querer causar daño. En respaldo a lo anterior, citamos una vez más al ilustre maestro MADURO. Capítulo 41. El Hecho Ilícito: “… en materia civil, se atiende a la circunstancia subjetiva de que el menor hubiese actuado con discernimiento cuando causó el daño; y no a la circunstancia objetiva de tener determinada edad … ”. (Bastardilla nuestra).

QUE  EL  INCUMPLIMIENTO  VIOLE  LA  LEY  (“ILICITUD”). DE  ORDEN  CULPOSO. El “hecho” es “ilícito”, cuando el actuar dañoso y culposo, no está consentido, aceptado o permitido por la Ley. Es la “ilicitud” o antijuricidad; el delito civil. Es incurrir en lo que la Ley prohibe; es incumplir, violar o ser infractor de la ley: “No causar daño a otro”. Por ello citamos: Maduro. Capítulo 41: El hecho Ilícito. Sobre el texto de la misma obra, en citas diversas, véase. “ … no es suficiente que el incumplimiento culposo sea injusto. Lo injusto, no necesariamente es antijurídico y por tanto, no es signo distintivo apto para calificar de ilícito el hecho … ”.

3.- QUE EL INCUMPLIMIENTO CULPOSO (IMPUTABLE), ILÍCITO: OCASIONE DAÑO. Y es que, producido el “daño”, a causa del hecho ilícito, éste último acarrea su efecto principal: La reparación (o Responsabilidad Civil). Si no hay daño, nada hay que “indemnizar o reparar”. En materia delictual se responde por toda clase de daños; salvo el indirecto (Art.1.275 CC.), con la salvedad que este artículo rige para ambas responsabilidades. Los daños reparables por el hecho ilícito son más amplios que los que aplican en materia contractual. En efecto, ante el hecho ilícito, se indemnizan los daños directos, materiales o morales, previstos o no previstos al ocurrir el hecho, y cualquier clase de culpa del agente. Es más, no afecta la obligación de reparar, si el agente obró con dolo o culpa (Art.1.196 CC.) A diferencia del contrato, Art.1.274, donde se reparan los daños previstos o previsibles, salvo que haya dolo. Circunstancia jurídica ésta última, que de verificarse producirá la consecuencia de generar la obligación de indemnizar los daños aún no previstos para la fecha de celebración de la convención.
 

 

 

 

 

La Ley regula mediante una conducta abstracta o supuesta, la sanción u obligación de reparar los daños (“precisa la indemnización”). Es la Responsabilidad Civil Delictual (Delito Civil) que surge por mandato legal, sobre quien incumple la obligación extracontractual o legal: De no causar daños a otro, con culpa y de forma ilícita o injusta (“todo actuar que viole la Ley”). Cita.

4.- RELACIÓN DE CAUSALIDAD ENTRE EL INCUMPLIMIENTO CULPOSO ILÍCITO (CAUSA), Y EL DAÑO (EFECTO). Es la relación o vínculo entre la causa y el efecto que “da". “Si el daño, no proviene del incumplimiento culposo ilícito del agente, sino de otra causa distinta, entonces no hay Responsabilidad”. (Del autor MADURO, extracto de la obra citada).

Respecto  al  Hecho  Ilícito,  hay  dos  Vínculos  de  Causalidad:
1°.- La relación de Causalidad Física o Natural (causa  a efecto). Por la causa u origen, fuente. Que por el incumplimiento culposo ilícito (causa inmediata, eficiente y directa) del agente material del daño, se ocasionó “ese” daño denunciado. Propia de la Responsabilidad Ordinaria. 2°.- El vínculo de Causalidad Jurídica de la Responsabilidad Especial. Quiere decir que, la Culpa se presume sobre el “Responsable Civil”. La Ley presume que la Culpa del “Responsable Civil” es la causa del daño. Por inferencia lógica, la relación de causalidad física, también se exige en la responsabilidad especial.
                                 PRECISANDO
La Responsabilidad Delictual nace ante la violación de un deber jurídico u obligación impuesta por el legislador. La Responsabilidad Delictual supone la inexistencia de vínculo jurídico alguno anterior entre el agente y la víctima; ella surge por imperativo de la Ley. Jurisprudencia patria. En la Responsabilidad Civil Delictual, el incapaz (demente o menor), responderá siempre que obre Con Discernimiento. La Ley consagra que, son inimputables al actuar Sin Discernimiento. Valga resaltar que, según algunas legislaciones extranjeras, se genera responsabilidad delictual, al ocurrir daños derivados por el incumplimiento de “situaciones aún no previstas en la Ley”, p.ej., en Venezuela nuestro Código Civil no contempla la “Asunción de Deudas”. (66)
____________________________________________________________________________________________
(66) BARASSI, Lodovico. Instituciones de Derecho Civil. Vol. II. Derecho de Obligaciones. 1955. Pág.137.
“La sustitución del deudor sin consentimiento expreso del acreedor … la expromisión … cuando el tercero, se obliga a cumplir la prestación sin que exista delegación anterior por el deudor … asunción de deudas …”.

 

 

 

 

 

En el ámbito de la Responsabilidad Civil Delictual, hemos estudiado que la víctima tiene que demostrar la culpa del “agente material del daño”. No hay presunción legal de culpa sobre éste. En la Responsabilidad Contractual, el deudor no responde por la culpa levísima, salvo que haya pacto en contrario, o que la Ley lo ordene de forma expresa, p.ej., en el  contrato de depósito. La indemnización es sólo sobre los daños previstos o previsibles al momento de contratar, siempre que no se demuestre el dolo, de ser así, la el pago de la indemnización cubrirá también los daños no previsibles para la fecha del “nacimiento o perfeccionamiento del contrato”, (Art.1.274 CC.). Según algunos, requiere constituirse en “mora al deudor”, salvo convenio expreso en contrario. El efecto jurídico del Hecho Ilícito es: Crear o generar la Responsabilidad Civil Delictual. El “agente del daño” tiene el deber jurídico – obligación, de indemnizar a la víctima; ésta tiene una acción contra el agente; quien, por obra de la Ley, asume la obligación de repararlo.

Diferencias  concretas  entre  el  Hecho Ilícito y las demás Obligaciones Extracontractuales
1º). El Código Civil, ubica al Hecho Ilícito en la Sección V del Capítulo Primero relativo a las Fuentes de las Obligaciones, desde el artículo 1.185 al 1.196 respectivamente. Mientras que, las Secciones I a la IV en sus casos, estatuyen los institutos jurídicos del Contrato, la Gestión de Negocios Jurídicos Ajenos, el Pago de lo Indebido (“repetir”) y el Enriquecimiento Ilícito Civil. 2º). Por el sistema de la apreciación y valoración de la Culpa. Conforme se explica ut supra.-
2.1. POR LA RESPONSABILIDAD CIVIL SUBJETIVA, PERSONAL O CASUÍSTICA. Aplicable al Hecho Ilícito stricto sensu, y sólo la derivada por el Hecho Propio. Art.1.185 C.C. 2.2. POR RESPONSABILIDAD CIVIL OBJETIVA, LEGAL. ASIGNADA POR LA LEY. Aplicable al resto de las Obligaciones Extracontractuales o Legales (Hecho ilícito lato sensu). 3º). En atención a un sector de la doctrina, las Obligaciones Legales o Extracontractuales, (Gestión de Negocios; Pago Indebido y Enriquecimiento Ilícito), constituyen también Hecho Ilícito (lato sensu), en razón de la violación de cualquier norma preestablecida en la Ley. (67) Admiten éstos, por tanto, referirse al hecho ilícito stricto sensu, para lo consagrado en el texto del Art.1.185 CC; así, para el resto de las obligaciones legales, ubican al hecho ilícito lato sensu.

____________________________________________________________________________________________
(67) FERNÁNDEZ GÓMEZ, Lorenzo. Temas de Filosofía del Derecho. UCAB, 1995. Pág.339.
“Método de interpretación … se examinan los medios … para reconstruir el pensamiento contenido en la Ley …”.

 

 

 

 

En resumen. Todo acto injusto, lesivo o dañoso, con culpa o intención (acto deliberado), genera obligación de indemnizar. Deviene de la “LEX AQUILIA”, CULPA AQUILIANA, propia de la responsabilidad extracontractual; p.ej., “el deudor que incurre en remisión de una deuda en detrimento patrimonial de sus acreedores”. Las Obligaciones sólo surgen del contrato, o bien, de las fuentes extracontractuales. Así, el Art.1.185 C.C., “todo el que cause daño, está obligado a repararlo”, es la nueva obligación (legal) de pagar indemnización, es una norma genérica y amplia, “encierra” todos los supuestos de responsabilidad civil extracontractual ordinaria o por el hecho ilícito por acto propio, personal. Daños a la persona, a sus bienes, honor, reputación o sentimientos; afecta la moral del individuo, por lo que debe ser indemnizado (Art.1.196 CC.). En la responsabilidad extracontractual, el menor o el demente, responden cuando actúan con discernimiento. En esta responsabilidad, la víctima debe probar que el agente del daño incurrió en culpa. La jurisdicción del tribunal atiende al lugar donde se cometió el hecho ilícito. El daño es la pérdida o lo que se deja de percibir. El daño causado sin culpa o justo, no es antijurídico, por lo que no será susceptible de reparación. O bien, aquellos donde hubo “compensación de culpas” entre el agente del daño y la víctima, p.ej., en accidentes de tránsito, véase Ley especial. Es importante apuntar que por lo general, la indemnización y su condenatoria mediante Sentencia Definitivamente Firme con carácter de cosa juzgada material (esto es, la que no admite recurso alguno, ya ordinario, ya extraordinario, Invalidación, Revisión, Amparo u otro); dependerá del éxito obtenido en materia probatoria en el procedimiento respectivo. Amplitud probatoria, incluso, conforme a la libertad que hoy conlleva; entre ellas, aceptando la tarea de su preconstitución, Art.813 CPC, de la acción por Retardo Perjudicial. (68)

_____________________________________________________________________________________________________
(68) RENGEL – ROMBERG, Arístides. Tratado de Derecho Procesal Civil Venezolano. Vol. IV, Organización Gráficas Capriles. Caracas, 1999.
“... el procedimiento especial contencioso denominado Retardo Perjudicial, … comienza con una demanda … un juicio en el cual no se admitirá recurso de apelación a la parte contra quien se promueva (Art.817 CPC) … el objeto del procedimiento del retardo perjudicial es, solamente que se evacúe inmediatamente la prueba … la pretensión sería el objeto del futuro o eventual proceso en el cual se haría valer la prueba evacuada mediante el procedimiento de retardo perjudicial; pero aquí, en este procedimiento, lo que existe es una petición de la práctica anticipada de una prueba singular, por temor fundado de que desaparezca o sea imposible practicarla en un proceso futuro ... la función del Tribunal está limitada a practicar la prueba promovida, con citación de la parte contraria, … son diligencias de conservación o aseguramiento de la prueba”.

 

 

 

 

 

Caracteres  de  la  Responsabilidad  Ordinaria  Personal;
Hecho  Ilícito  Propio.

Primero. Quien causa el daño, es el “agente o autor material”; de allí que sea el llamado a repararlo. Esa persona, coincide con la persona del “Civilmente Responsable” o “Responsable Civil”, son términos sinónimos, según doctrina, es correcto el empleo de ambas asignaciones.

Segundo. En la Responsabilidad Ordinaria o por el Hecho Propio, se responderá por el hecho personal. Coinciden en una misma persona, el “Civilmente Responsable” y, el “Agente o Autor material del daño”. Repara el daño, quien lo causa; por el hecho propio o personal.

Tercero. La víctima que sufre el daño, según la Ley, tiene la carga de la prueba u onus probandi de acreditar la ocurrencia del hecho ilícito generador del daño. Tendrá que alcanzar la plena prueba, de TODOS los elementos o componentes constitutivos, concurrentes y no excluyentes, de carácter inmanente, que configuran al hecho ilícito civil denunciado. Lo que incluye, probar la “Culpa” del agente o autor material del daño, persona ésta que coincide con la persona del “Responsable Civil”; aplicará la Culpa Personal, Subjetiva o Casuística.

Cuarto. Probado el perjuicio derivado del hecho ilícito civil, o bien, en sus casos, el abuso de derecho o cualquier otra responsabilidad civil extracontractual o legal; y, obtenida que sea la Sentencia Definitiva con carácter de cosa juzgada material, la misma podrá extenderse incluso, conforme la práctica judicial que observamos, al desconocimiento de la personalidad jurídica (sociedades mercantiles interpuestas, “velo corporativo”) exhibida por el agente del daño. (69)

_____________________________________________________________________________________________________
(69) ARVELO VILLAMIZAR, Roquefélix. Teoría del Velo Corporativo. Ediciones Liber. Caracas, 1999. Pág.25
“… la tesis del disregard of legal entity … la constitución de una sociedad que signifique la elusión en el cumplimiento de un contrato, así como la burla de la ley protectora de derechos … la doctrina de la penetración, del allanamiento o de la desestimación jurídica, … se ha llamado EL FRAUDE A LA LEY, … es menester señalar supuestos como el de las acciones en tesorería, sociedades interpuestas, subcapitalizaciones, … en los que es posible levantar el velo de la corporación que se trate, es decir, allanar la personalidad jurídica del ente colectivo para que el verdadero responsable asuma su compromiso patrimonial …”.

 

anterior siguiente